Historia Palacio Vera

El Palacio Vera no llegó a ser ocupado por los descendientes del soldado de la Independencia E. Díaz Vélez, quien había combatido en las invasiones inglesas y posteriormente en el alto Perú. Quienes habían hecho construir el Palacio Vera, prefirieron alojarse en

una señorial quinta de la Calle Larga de Barracas (hoy Montes de Oca).

En 1915, cinco años después de su inauguración, el radical José Luis Cantilo (quien sería intendente de la ciudad en 1919) fundó, con sede en el edificio, el periódico vespertino La Epoca.

El 6 de setiembre de 1930 la revolución del General Uriburu destituyó a Irigoyen y la redacción del diario fue incendiada.
Después que José Luis Cantilo dejó vencer la marca, Eduardo Colom compró el diario La Epoca y editó un semanario radical Irigoyenista.

En 1943 Colom publicó una editorial, “Surge un valor”, refiriéndose a Juan D. Perón, quien contaba con la adhesión de un sector disidente de la UCR denominado “Junta Renovadora” de la que Colom era miembro.
A partir de entonces, La Epoca dejó de ser semanario para convertirse en diario, hasta que en 1948 Colom lo vendió pero continuó como director del mismo.

Al cerrar el periódico “El Pampero” muchos de sus miembros se habían incorporado a La Epoca, entre ellos el poeta Cipriano Reyes, empleado en la sala de calderas del frigorífico SWIFT y dirigente del Sindicato Autónomo de la Carne, sector opuesto a la Federación Obrera de la Industria de la Carne que tenía a José Peter como Secretario General.

Reyes, ofreció fuerte apoyo al ascenso al poder del entonces Coronel Perón, quedó al frente de la unificada Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne, Derivados y Afines y fundó el Partido Laborista.

En Marzo de 1969 la citada Federación, con domicilio en el edificio, otorgó un poder a Luis Alaimo para realizar la subdivisión del Palacio Vera en locales, viviendas y oficinas.

Según la tradición oral, el Presidente Irigoyen tuvo una oficina en el actual domicilio comercial de Top Skate, oficina que fue vendida a uno de sus titulares en 1975 por Luis Alaimo.

Top Skate conserva una máquina utilizada a principio del siglo XX para la impresión de fotografías en el diario que aquí había funcionado.