La talla correcta

El calzado de patinaje es un elemento técnico y por lo tanto requiere la máxima precisión en el calce.

La talla correcta mejora el confort y sobre todo la performance.

La talla errada provoca dispersión de energía, problemas por frotamiento y apoyo errado del pie.

La elección de la talla requiere de algunas precauciones.

El procedimiento común consiste en hacer calzar la bota, sin cordones, empujando el pie hacia delante hasta tocar la punta sin encoger los dedos. Se puede controlar así en la parte posterior cuanto espacio queda libre en la bota. Normalmente, en un pie en crecimiento se deja un margen de 5 a 10 mm.

En un pie estable se aconseja no superar los 5 mm de espacio.

Una bota grande, además de deformarse precozmente y comprometer la performance, puede provocar serios daños en las zonas de sustentación del pie.

Se aconseja además la utilización de medias o calcetines de microfibra o bien de materiales lisos y absorbentes para reducir el rozamiento con el forro del calzado.

El calcetín, además no debe tener ninguna costura en la punta de modo de evitar presiones sobre los dedos.